boutique officielle DMC

Contáctenos : 933 177 436

Punto de cruz

Guía de bordado


Para crear bonitos diseños de punto de cruz, DMC recomienda empezar tu bordado con uno de los siguientes métodos.
  1. Métodos

    Método 1


    Esta técnica de inicio para “principiantes” es mejor usarla para empezar un nuevo trabajo o empezar a bordar en una nueva área del trabajo.

    - Hazle un nudo al extremo de tu hilo y lleva la aguja del principio hasta el final 3 cm más o menos desde el punto de inicio colocando el hilo a lo largo de la misma línea que piensas bordar.
    - Sube la aguja hasta el frente de la tela, al punto de inicio de tu primer punto de cruz. Empieza a bordar hacia el nudo, asegurándote de que cruzas sobre el hilo de detrás con cada puntada para asegurarlo.
    - Cuando tu puntada llegue al nudo, sube el nudo y córtalo cerca de la tela y continúa bordando.

    Método 2


    Otra sencilla forma de empezar un nuevo trabajo o empezar a bordar en un área nueva del trabajo es la de realizar un nudo más lejos.

    - Hazle un nudo al extremo del hilo y lleva la aguja desde el lado frontal hasta el dorso varios centímetros apartado del punto de inicio y empieza a bordar.
    - Cuando termines de bordar con ese hilo, sube el nudo y córtalo.
    - Dale la vuelta a tu trabajo, vuelve a enhebrar la aguja con el hilo restante y teje el hilo por entre varias puntadas del dorso para asegurarlo.

    Método 3


    Lleva tu aguja enhebrada a la cara frontal de la tela, dejando un extremo de 3 cm de hilo por el dorso. Sujeta el extremo del hilo contra el dorso de la tela en la dirección en que piensas bordar y trabajar las primeras 4 ó 5 puntadas por encima para asegurarlo en su sitio. Asegúrate de comprobar la cara trasera para confirmar que tus puntadas cubren el hilo y corta cualquier extremo sobrante antes de seguir bordando.

     

    Una vez que has empezado un trabajo, puedes asegurar nuevos hilos tejiendo el hilo bajo varias puntadas cercanas del dorso y continuar bordando.

     

    CONSEJO:
    DMC recomienda que se empiece a bordar el trabajo por el centro de la tela y se trabaje hacia los extremos. Los principiantes y todas las bordadoras también: es mejor empezar por el centro y evitar el costoso error de cálculo de darte cuenta de que te has quedado sin tela antes de terminar de bordar el trabajo.

  2. Bordar en punto de cruz

    El punto de cruz se trabaja en filas horizontales de izquierda a derecha. Para hacer punto de cruz, lleva la aguja hasta el punto 1, el agujero abajo a la izquierda de un cuadrado de la tela y por debajo hasta el punto 2, arriba a la derecha de un cuadrado de la tela. Lleva la aguja hasta el punto 3, inferior, hasta el punto 4, subiendo hasta el 5 y luego por debajo al 6. Termina la fila. La fila de vuelta se borda de derecha a izquierda, haz cruces llevando la aguja hasta el 9 y luego al 10, al 11 y al 12. Termina la fila de vuelta y repite la secuencia de bordado hasta que la zona esté bordada como en el diagrama.


    CONSEJOS:

    Cuando estés bordando asegúrate de que el hilo no se enrosca; si el hilo se tuerce mientras bordas, deja caer la aguja y que cuelgue libremente. El hilo se desenroscará solo.
    Asegúrate de que todas las puntadas están cruzadas en la misma dirección.
    Mantén la tensión y las puntadas uniformes mientras bordas el diseño.
    Trabaja primero la zona del diseño y posteriormente el fondo.
    Trabaja primero los colores más oscuros y luego los más claros.
    A veces bordarás solo unas cuantas puntadas en un área, luego saltarás a otra área con ese mismo color de hilo. Saltar puede ser más fácil que parar y empezar, pero cuando llevas el hilo por el dorso se puede mostrar entre la tela. Lleva solo el hilo a otra área si el salto es pequeño y el hilo es de color claro.

    Terminar un hilo


    Para terminar un hilo lleva la aguja enhebrada por debajo de las últimas puntadas por el dorso de la tela, y corta lo que sobre.
    Después de volver a enhebrar la aguja para continuar, simplemente lleva la aguja por debajo de varias puntadas por el dorso para asegurar el hilo y sigue bordando.

     

  3. Diferentes puntos

    Medio punto


    El medio punto es una simple puntada diagonal y se suele dar normalmente en las filas horizontales. Por lo general, cuando un diseño necesita medio punto aparece anunciado bajo un encabezado separado en la información en color y se indica en el diagrama con una línea diagonal en color.

    Algunos diseñadores usan el medio punto en patrones en ocasiones como sombreado para dar sensación de profundidad en la foto del punto de cruz.


    Para dar un medio punto, sube la aguja desde el dorso de la tela al 1 y bájala al 2. Sube al 3 y baja al 4.
    Termina la fila.
    La fila de vuelta se borda por el reverso y se borda desde la derecha a la izquierda.
    Aquí la aguja sube al 11 y baja al 12, luego sube al 13 y baja al 14.
    Termina la fila de vuelta y repite la secuencia de bordado hasta que la zona esté bordada como en la tabla.

    Cuarto de punto

     

    Para bordar un cuarto de punto, sube la aguja desde el agujero inferior izquierdo del cuadrado de la tela y bájalo hasta el centro del cuadrado. El cuarto de punto puede bordarse desde cualquier esquina del cuadro de Aida.


    Consejo:
    usa una aguja de tamaño inferior cuando bordes un cuarto de punto. No traspases las fibras del centro del cuadrado. Mueve la aguja para cambiar las fibras y desliza la aguja entre ellos.

    Punto de tres cuartos


    Un punto de tres cuartos se suele usar más bordando el pequeño brazo primero, como un cuarto de punto. Se completa con un medio punto para hacer los otros dos brazos. Para bordar un punto de tres cuartos, primero lleva la aguja al agujero inferior izquierdo del cuadrado de la tela y por debajo súbelo al agujero derecho del mismo cuadrado de la tela. Luego, lleva la aguja desde el agujero inferior derecho del cuadrado de la tela por debajo hasta el centro del medio punto que has hecho. Los puntos de tres cuartos pueden bordarse en cualquier dirección.


    CONSEJO:
    para hacer puntos fraccionales en tela Aida puede hacerse de forma más sencilla usando una aguja de menor tamaño (número 26 o número 28).

    Pespunte


    El pespunte se trabaja de derecha a izquierda. Para empezar, lleva la aguja al punto 1 y vuelve por debajo al 2.

    Ve a la izquierda y lleva la aguja al 3 y de nuevo baja al 1. Continúa la secuencia de bordado.

    Una línea en la tabla de diseño indica que se necesita un pespunte. Cuando hay un símbolo sobre un cuadrado,
    y el símbolo es el mismo en ambos lados del símbolo de pespunte, borda un punto de cruz en ese cuadrado, luego añade el pespunte por último.

    Nudos franceses


    El nudo francés se usa en muchos diseños de punto de cruz para añadir más detalle y dimensión.
    Para dar un nudo francés, lleva la aguja al 1. Ten el hilo tenso con la otra mano y envuelve el hilo dos veces alrededor del extremo de la aguja.
    Con suavidad, tira del hilo para que las hebras envueltas se tensen y mientas lo aguantas tensado, mete la aguja junto al 1. Lleva la aguja al dorso hasta que el nudo se forme y quede seguro en la superficie.
    Un punto negro en tu diagrama indica que se necesita un nudo francés.


    CONSEJO:
    para hacer un nudo mayor, envuelve la hebra alrededor de la aguja un par de veces más o usa un hilo más grueso.

  4. Adornos

    Hay muchas formas entretenidas y creativas de embellecer tu diseño de punto de cruz. Un adorno famoso es el uso de perlas. Cuando apliques las perlas a las puntadas, trabaja primero todas las partes diagonales de las puntadas, luego aplica las perlas cuando vuelvas a trabajar en la fila.

    Abalorios cilíndricos, cristales, amuletos y pequeños botones también crean toques interesantes en un diseño de punto de cruz. Estos adornos tridimensionales añaden interés a cualquier bordado y se encuentran en numerosos colores y estilos. Asegúrate de usar adornos de buena calidad, ya que pueden derretirse al plancharse.